Noticias Libres

Cecilia Rodríguez tiene 16 años y vive en Chattanooga. Su sueño es llegar a ser bailarina, aunque sus estudios se dirigen más hacia la ingeniería. Sus raíces familiares la vinculan con Cuba, un país del que admira especialmente la cocina y de donde sus abuelos partieron en la década de los 60 para asentarse en Miami y comenzar una nueva vida en los Estados Unidos. Desde niña ha estudiado español y este verano ha podido practicar en su viaje a España. A pesar de su juventud, Cecilia valora la posibilidad de viajar y aprender idiomas porque “te ayuda a entender mejor a los demás”.

1. Háblame de tus estudios y de tu futuro: ¿Cuáles son tus sueños?

Estudio en la escuela Baylor y actualmente estoy en el undécimo grado. A mí me encantan las matemáticas. También, me encanta bailar. Yo no sé todavía cuál será mi dedicación profesional en el futuro, pero tal vez voy a ser ingeniera, aunque también me encantaría poder dedicarme a mi pasión y ser bailarina.

2. A pesar de tu juventud, has viajado y ya conoces un poco el mundo. ¿Crees que viajar ayuda a entender mejor a los demás? ¿Qué más te ha enseñado la experiencia de viajar?

Sí, yo creo que viajar ayuda a entender mejor a los demás. Si viajas, estarás expuesto a diferentes ideas y diferentes pensamientos que no podrías experimentar sin viajar. Por esa misma razón creo que es muy importante tener curiosidad y estudiar y aprender otros idiomas.

3. ¿Cuáles son los lugares a los que te gustaría viajar en el futuro?

Me gustaría viajar a Cuba en el futuro, dónde están mis raíces familiares. También me gustaría viajar España, y conocer otras regiones distintas a las que ya conozco.

4. Tus raíces familiares son cubanas. Háblame de eso. De tu legado familiar, de lo que recuerdas o te han contado que te une a Cuba.

La familia de mi padre es cubana. En el año 1961, mis abuelos empezaron su vida en los Estados Unidos. Mis abuelos vivían en Miami, Florida. Por eso, no les visitaba mucho cuando era niña. No recuerdo mucho de mis abuelos, pero más recientemente visité a una prima lejana que vive en Miami. Zenaida, mi prima lejana, es muy simpática y también es una cocinera fantástica. Ella me introdujo, de alguna forma, en las historias de mi familia y me hizo amar aún más todo lo que nos une con Cuba.

5. ¿Qué te ha aportado a ti tu herencia hispana?

Me gusta pensar que mi herencia hispana me ha aportado un interés especial por la cultura y la lengua española. Pero, aparte de eso, no pienso que sea muy diferente por tener esas raíces cubanas.

Tristemente, no hablo español en casa. Pero aun así tengo mucha curiosidad y también me gusta cocinar platos típicos del Caribe como la “ropa vieja”.

6. ¿Cuál crees que es la principal aportación de lo hispano a los Estados Unidos hoy en día?

No puedo determinar cuál es la principal aportación. Personas de procedencias variadas de los países hispanos han aportado valores sociales, políticos y culturales. Pero, personalmente, a mí me encanta la comida cubana y pienso que este tema es el vínculo más fuerte que yo tengo con Cuba y lo mejor de todo lo que yo he experimentado.

7. Este verano visitaste España, ¿cómo fue esa aventura y qué has aprendido?

Mi viaje a España fue mágico. A mí me encanta España y me sentí feliz con todas las personas que conocí. He aprendido más de la lengua durante mi viaje a España. Me gustó ver cómo se relacionan las familias en España.

La familia es muy importante en España, como lo es en casi todas las culturas hispanas y a mí me encanta eso.